ENTRE MANOS

10/abr/2015 - "Hoy quiero estar contento"

Publicada el 15 Ee abril Ee 2015 a las 20:35

En la página del Colegio Internacional Kolbe se explica muy bien lo que ha supuesto este poema/stop-motion que he realizado para los niños de tercero de primaria del centro. Algunos profesores del colegio me pidieron que tratara de explicar el lema del año "Hoy quiero estar contento" mediante un poema.

 

A principios de curso, cuando lanzamos el lema de este año, “Hoy quiero estar contento”, pedimos a Pablo Luque Pinilla, poeta y padre del Colegio Internacional Kolbe, que compusiera un poema con él. Como buen artista, nos pidió tiempo, y en Semana Santa nos ha sorprendido con un vídeo que va mucho más allá de nuestras expectativas.


“Ha sido precioso implicar a mis hijos en el trabajo. ¡Estaban entusiasmados! De alguna manera sentía la necesidad de que pudieran asomarse un poco a mi pasión poética en primera persona, y ese deseo ha condicionado la decisión de hacer un vídeo-poema. Ellos deben percibir que la poesía les da cosas, no sólo que secuestra a su padre de cuando en cuando”, nos explica Pablo.


En el vídeo se puede ver el día a día de una familia, y especialmente la relación padre-hijo: la preparación para ir al colegio, el desayuno entre prisas, el camino a clase, y, después, la conversación al salir de clase: “¿Qué tal el día? ¿Qué tenéis de tarea?”. Pero, ¿qué es lo realmente importante? ¿Qué es lo que le da sentido a la rutina diaria? ¡Estar contentos! 


A priori no veía claro cómo hacer algo que enganchara a los niños, sin dejar fuera a padres y profesores. Por otro lado, en general, a la edad de los niños de segundo ciclo de primaria es difícil que estos entren por sí mismos en un poema que no provenga de sus libros de texto, por mucho que dicho poema tenga los elementos propios de la literatura para pequeños, pues necesitan ser acompañados por alguien que se lo presente. Al final, me pareció que la idea de un vídeo era lo mejor, pues eso introduciría a todos más naturalmente en la dinámica de la poesía.


Por otro lado, vislumbré que era una buena ocasión para implicar a la familia, que a la postre ha sido lo más bonito. Para un niño, los ratos que a su padre le quita el ordenador y los compromisos son solo cosas "de mayores" en las que parece que la vida, su vida, no entra, así que tenía muchas ganas de hacerles partícipes.

 

A toro pasado, viendo que hay un material en bruto razonablemente válido (yo no había hecho esto nunca), grabarlo demoradamente, repitiendo todo lo necesario, dedicando tiempo a cuidar el modelado de las figuras (su deterioro progresivo durante la grabación), sus gestos y movimientos, etc., habría permitido lograr un acabado menos amateur, pero fuimos a salto de mata, con unos plazos muy claros (la Semana Santa, de jueves a lunes), fotografiando contra el reloj y contra el movimiento del sol. Sea como fuere, el objetivo era conseguir lo que decía al principio, no impresionar, y quién sabe, quizás de otra manera habría perdido encanto.

 





Categorías: Publicaciones


Los comentarios están desactivados.