ENTRE MANOS

10/oct/2013 - Reseña de "John Berguer. Poesía 1955-2008". Edición y traducción de Pilar Vázquez, Nacho Fernández R. y José María Parreño, Círculo de Bellas Artes, 2014

Publicada el 14 Ee octubre Ee 2014 a las 0:35



Acaba de aparecer la reseña «Del color de sus alamas» que he escrito para el núemro 61 de la revista El Cuaderno, que edita Trea, sobre la poesía de John Berguer con traducción de de Pilar Vázquez, Nacho Fernández R. y José María Parreño y editada por Círculo de Bellas Artes, 2014.


La edición digital de El Cuaderno fue gratuita durante un tiempo, pero en la actualidad es mediante suscripción. En la actualidad, los números en papel se reciben bajo suscripción y los sueltos pueden comprarse en la edición electrónica.


Tenéis toda la información sobre el número 61 AQUÍ. Os dejo a continuación la reseña para el que no tenga acceso al número:




Del color de sus almas


John Berger. Poesía 1955-2008
Traducciones de Pilar Vázquez, José María Parreño y Nacho Fernández R.
Edición de Jordi Doce y Nacho Fernández R.
Círculo de Bellas Artes, 2014. Colección «La Voz del Poeta».
272 páginas + CD.


 

Esta cuidada publicación de la poesía de John Berger (Londres, 1926), que edita el Círculo de Bellas Artes, se la debemos a Jordi Doce y Nacho Fernández R., en las bambalinas preparatorias; y a Pilar Vázquez, José María Parreño y el propio Nacho Fernández R., como artífices de las traducciones, encargándose la traductora de las dos terceras partes de estas. En rigor, viene a suponer la primera muestra de la obra poética (casi) completa vertida al castellano del afamado escritor británico. Como precedentes en versión original de la poesía del autor, contamos con un único libro publicado por el londinense, Pages of the Wound: Poems Photographs Drawings 1956-94, acompañado de dibujos y fotografías firmados por él mismo, editado en 1994 y reeditado posteriormente con más composiciones poéticas y gráficas; y, en castellano, con Páginas de la herida: antología poética (trad. de Pilar Vázquez, Ed. Visor, 1996), textos que la presente edición incluye en su totalidad con traducciones revisadas y a veces reescritas según explica la propia Pilar Vázquez, junto a versos de producción posterior hasta 2008. La compilación se acompaña de un CD con veintiún poemas grabados por Berger en 2010 durante una de sus visitas al Círculo de Bellas Artes (recibió la Medalla de Oro de esta institución en 2006), cuya lectura subraya la versatilidad de la lengua de Milton, ya sea para la poesía, el pop o para declamar la guía telefónica, si fuera necesario. Como sabemos, el inglés es siempre de una plasticidad eufónica que en la voz de nuestro autor recitando sus versos supone un aliciente añadido para acercarse a este volumen.


Del literato, primero artista (estudió arte en la Central School of Art de Londres, y a los treinta años dejó de pintar para dedicarse más decididamente a la literatura), es bien conocida su trayectoria narrativa y ensayística, especialmente a partir de libros como G., ganadora del prestigioso Booker Prize en 1972, y del ensayo de introducción a la crítica de arte Ways of Seeing (Modos de ver, trad. Justo G. Beramendi, Ed. Gustavo Gili, 2001), un verdadero manual de referencia para los amantes de la historia del arte. En general se trata de una andadura literaria bastante marcada por el compromiso social y político de su autor pues, según comenta el propio Berger, en las postrimerías de los años cincuenta, en plena Guerra Fría, sintió la necesidad de decir algo desde las filas de la literatura. No en vano, fue militante del partido comunista británico, se autoexilió en los Alpes franceses por no encontrar acomodo cultural satisfactorio en su Londres natal y, aún hoy, si bien se reconoce más alejado de sus postulados comunistas de antaño, continúa manifestándose marxista.


En cualquier caso, uno de los aspectos que más llama la atención de la poesía que nos ocupa es que, sin renunciar el escritor en ella a sus convicciones políticas y su vocación por la denuncia social (como vemos, por ejemplo, en el homenaje al ministro de Allende O. Letiler: «Orlando Letilier. 1932-1976», págs. 73-77), evidencia estar escrita por alguien que conoce bien el poder de la palabra poética para urdir un entramado lírico profundo con el que indagar la realidad y transcenderla. Y lo hace desde una voz absolutamente personal y reconocible, que emplea un lenguaje delicado y sutil para servirnos un destilado de emociones y transfiguraciones obrado en y para lo intemporal, como nos sugiere el poema «Agujero» (pág. 261): «Hacer un agujero / a través de / una piedra / hilvanarla / llevarla colgada / anuncia inmortalidad / la piedra puede ser / lenguaje / el agujero, poesía». También empleando un despliegue versal en el que escasea la puntuación, no se renuncia a la rima en el original inglés y se hace un uso bastante controlado de los recursos, donde, si acaso, se recurre a la evocación alegórica. Una suerte de metáfora continuada, elegante, tenue y aguda, al servicio de una textura lírica en la que albergar una emoción, una reflexión o un estado de ánimo, según el caso, que parecen prefijados de antemano como objetivo de las composiciones, como búsqueda a través del lenguaje de un interés comunicativo muy concreto. Y es precisamente en esta técnica, que se emplea para casi todos los motivos que la poesía de Berger nos propone, donde más patente se hace la impronta del narrador.


Ya sean los asuntos de sus poemas los del desencanto postindustrialización, nostálgico de un mundo perdido, después azotado por la técnica: «Los agrónomos de apuntados zapatos / saltan sobre el perro muerto / arrastrado hasta la cuneta / y entrando en un campo se agachan / a examinar un puñado de tierra negra / …/ y los campesinos de guata remendadas / los miran y se preguntan: / ¿qué esperarán encontrar / en nuestra tierra?», leemos en «La llanura Maritsa» (pág. 187). Ya sean dichos motivos los de esos textos ruralistas que simplemente evocan con melancolía el tiempo pasado al que nos referimos, y en los que más y mejores ejemplos hallamos de la poesía del de Londres, pues por estos Poemas transitan todo tipo de remembranzas de elementos procedentes del campo y la naturaleza, donde, por citar algunos, destacaríamos: «Cucharón» (pág. 90), «Puesta de sol» (pág. 100), «Patatas» (pág. 103), «Pascua» (pág. 105), «Caballo» (pág. 145) o «Cada pino al anochecer » (pág. 181), en el que leemos: «Cada pino al anochecer / aloja al pájaro / de su voz / perpendicular y quieto / el bosque / indiferente a la historia / como una piedra imperturbable / repite / con entusiasmo febril / la vieja historia / de la puesta de sol». Ya sean aquellos que rememoran la Primera Guerra Mundial por cuanto esta supone de inflexión de un cambio de mentalidad y modelo de sociedad de la preindustrialización a la industrialización, como vemos en «Autorretrato 1914-1918» (pág. 41), sin ir más lejos. Ya sean los cumplidos homenajes a diferentes personajes, además del citado Letilier, como los que dan título a «Muerte de Nan M.» (pág. 107), «Robert Jorat» (pág. 237) o «Tonio» (pág. 263), por ejemplo. Ya sean sus poemas bélicos, marcadamente antibélicos, ya que nos hablan de la desolación que enciende la barbarie de la guerra, tal y como se observa en «Ypres» (pág. 45). Ya sean las referencias al mundo del arte y sus obras: «Autorretrato de Rembradnt» (pág. 67), entre otras. A los que habría que añadir sus poemas de amor, con bellos ejemplos como «En tu isla» (pág. 171), «El cuero del amor» (pág. 189), «Viejo poema de amor» (pág. 197) o el hermosísimo «Una camisa colgada de una silla» (pág. 235), por citar algunos. O esos otros de textos que simplemente rescatan del olvido lo cotidiano, con algunos de los versos más significativos de una poética empeñada en subrayar lo humilde y pequeño para devolvérnoslo nuevo y transformado, como en «Sin título» (pág. 69) cuando reza: «oriento el pez / para así poder ver / su ojo / y el envite de su cola // coloco / el dedo meñique / entre las mandíbulas / del animal marrón // la tercera piedra la levanto / y sostengo detenidamente / para volver a dejarla en la mesa / así // se me perece solo lo que es», para referirse a tres simples piedras, verdosa, marrón y gris oscura, respectivamente. También, incluso, las reflexiones, nada escasas, sobre el papel de la palabra poética: «Pájaros como letras alzan el vuelo / ─sí, alcemos el vuelo─ / se ciernen en círculos y se posan en el agua / junto a la fortaleza de lo ilegible», se nos dicen en los versos de «Páginas» (pág. 55), a los que habría que sumar los de los del díptico «Palabras» (págs. 83-85) o la composición «De viva voz» (pág. 87). Por último, no podemos dejar de referir de entre la trama de sus preocupaciones poéticas aquellos aspectos antropológicos que acarrea el cambio de mentalidad y la transformación social comentada. De entre ellos, nos parece subrayable el tema de las prosas poéticas «Doce textos sobre la economía de los muertos» (Págs. 175-179), un lúcido y aleccionador lamento acerca de la censura por parte del hombre de hoy de la realidad de la muerte como parte de la vida: «Mientras el capitalismo no deshumanizó la sociedad, todos los vivos esperaban alcanzar la experiencia de los muertos. Era su futuro último. Por sí mismos eran incompletos. Así, vivos y muertos eran interdependientes», leemos.


Más allá, la poesía de nuestro escritor ha gustado de dialogar con otros géneros artísticos, en una actitud de libertad formal que no han dudado en señalar a menudo los estudiosos de su literatura. No solo por el protagonismo que alcanzan algunos pintores como personajes de sus versos, entre los que se encuentran el ya citado Rembradnt y al que habría que sumar los ejemplos de Giorgone o Johannes Vermeer, sino porque algunos de los textos originales de sus Pages of the Wound: Poems Photographs Drawings 1956-94 no son meros aderezos de un libro con ilustraciones, sino que lo son solo en función de algunas obras gráficas de Berger. Tal es el caso de los memorables fragmentos de «Ramurian» (págs. 29-39) sobre dos fotografías del autor; nueve bellas muestras que cantan a la naturaleza y el erotismo con una sutileza y plasticidad incuestionables. Elegancia y sensualidad que se repite en el díptico «Dibujo» (págs. 245-247). De hecho, si hay otro aspecto que no debe obviarse en la poesía del inglés es el protagonismo estilístico que concede a la imágenes en sus composiciones; los trazos de palabras sobre el lienzo de sus textos con los que consigue cuadros de hermosura indudable, como venimos diciendo. ¿Cómo sino calibrar expresiones como las ya referidas o, por citar otras, estas del mencionado «Pascua» (pág. 105)?: «De noche a los carámbanos / les crecen dientes / de transparente roedor / por el día babean / el alimento que les dio la nieve».


Podemos especular sobre el lugar que ocupa en las letras inglesas la breve poesía publicada por Berger, eclipsada en gran medida por su dimensión como destacado prosista de ficción del periodo posterior a la Segunda Guerra Mundial, así como por su prolijidad ensayística, pero al final siempre nos tropezaremos con las reflexiones con las que el propio escritor se ve dentro de dicho panorama y que vienen a subrayar una humildad y paciencia que se reflejan en la calidad de su trabajo poético. Para Berger, el poeta no se autoproclama como tal, sino que únicamente le corresponde al lector el privilegio de señalar tal identidad y destacar si sus poemas merecen dicho tratamiento. Pensamientos que hay que considerar junto a su obra, para vencer la tentación de encasillar a Berger en un determinado contexto poético por el hecho de que su impregnación literaria sea de ascendencia política. Ya que según hemos explicado aquí, esta poética trasciende lo coyuntural y lo ideológico, transformando su grito contra la injusticia, la desigualdad y el capitalismo en un rezo contra la destrucción del tiempo y lo banal, antes que en cualquier otra cosa. Pues, como el poeta manifiesta en el prefacio del libro al explicar la ordenación cronológica de los poemas, la palabra inglesa para «cuenta» o «abalorio», como cada uno de los setenta y dos textos de esta compilación escritos a lo largo de sus cincuenta años de dedicación poética, es bead, que deriva de la forma medieval bede, bed, gebed, cuyo significado es ‘oración’. Unas cuentas que los son de una jaculatoria de «voces / que aúllan al caer como cascadas» («Páginas de la herida», pág. 259) para suplicar por ese «verde», que «tiene el color de sus almas / y llega como un don» («Réquiem», pág. 225).

 

Pablo Luque Pinilla, agosto de 2014.


3/sept/2014 - Rafael Lema sobre "Cero" en Adiante Galicia

Publicada el 5 Ee octubre Ee 2014 a las 5:10

Rafael Lema dedica este artículo de opinión a Cero en Adiante Galicia. Sabía poco de lo que hacía Rafael, pero después de leer esto uno tiene la sensación de que ha descubierto un prosista. No porque se haya encargado de Cero, sino porque su prosa lírica bien merece acercar la lupa sobre el autor. De hecho, este tipo de arrtículos en los que el lenguaje cotiza son los que se echan de menos en la prensa actual. Muertos Umbral y algún otro, salvo el excepcional manejo sintáctico y verbal de Prada, se acabó la prosa de excepción en los periódicos. Reproduzco algunas frases entresacadas y el artículo entero a continuación:

 

"En el siglo XXI alcanzamos mayor conocimiento, arrancamos mayor número de hojas al árbol de la sofía en donde Adán conspiraba con la serpiente contra Eva, y pese a ello tenemos frío, mucho frio, mucha más hambre que Virgilio y Dante, a los que no les faltaba el abrigo metafísico de la lluvia dorada. Pero no hemos dejado morir la poesía; algunos seguimos reclamando su pulso, animando su magia, estimulando su ánima; es nuestra vacuna descargada de consciencia".


"En tiempos de twitters, nocillas y evanescentes neohaikús, celebro la poesía en donde las palabras pesan, como en toda obra trabajada y meditada, cerrada y circular".


"No hay vida sin entrega, sin descubrimiento de contrarios que se unen. Todo tiene un comienzo, es una gran verdad, también el retorno tiene inicio. Los caminos descargan en el mar, algo físico que ya no oculta isleños paraísos. Nosotros, los del oeste que llegamos del este y somos hijos del trébol, lo sabemos"

 

"La poesía cree en lo que vemos y en lo que no vemos, desmiente a los cautivos de la ira, a los que cobijan entre algas esferas de sombras. El poeta habla de espacios sagrados, sabiendo que vive en un avispero ácrata e inhóspito, pero tiene un portulano de querencias, de voces, de lecturas; unas coordenadas de desafíos y abandonos, y sostiene su vela en medio del océano, contra viento y marea".

 

 



"Cero" de Pablo Luque

Autor: Rafael Lema | Publicada: 03/10/2014



Cero es el tercer poemario del madrileño Pablo Luque Pinilla, que acaba de editar el sello sevillano Renacimiento y llegó a mis manos este agosto. Ceros y círculos, condenadas geografías, palabras que como todas son y surgen por contraste, en lucha con la inmediata para lograr un verso, prodigio de la lengua, escultura elaborada con los huesos de los náufragos de los malditos navíos que buscaban el bendito surco de las islas innominadas.


En la Costa da Morte sobrevivía un soñador apátrida llamado Man; habitante de un círculo, llenó su patria de circos de distinto tamaño, sobre casas, montañas, diques portuarios. Lo conocí de pequeño, con mis tíos, con los que hablaba alemán, la lengua de sus muertos; lo intenté definir, más que comprender, de joven; lo perdimos cuando aquella marea negra, el año que mudamos de era y todo se cambió. Nada fue igual desde entonces en la redondez del globo, y la poesía -intangible fruto dañado e hiriente- también sufrió las convulsiones del siglo, pues de la sociedad se nutre y a sus poetas devora. De las heridas del poeta y de sus musas, en el juego de la vida dúplice de nuestro desvalido ser de materia y espíritu, nacen estos versos.


En tiempos de twitters, nocillas y evanescentes neohaikús, celebro la poesía en donde las palabras pesan, como en toda obra trabajada y meditada, cerrada y circular. El verso se sostiene por sí mismo, arrebatando su filiación, su origen, cuando en él se desprende la demediada fatiga del ser y el mundo, el ejercicio de sincronías y diacronías marcadas por la angustia y el deslumbramiento de las imágenes, la búsqueda del tono, la definición del eco.


En el siglo XXI alcanzamos mayor conocimiento, arrancamos mayor número de hojas al árbol de la sofía en donde Adán conspiraba con la serpiente contra Eva, y pese a ello tenemos frío, mucho frio, mucha más hambre que Virgilio y Dante, a los que no les faltaba el abrigo metafísico de la lluvia dorada. Pero no hemos dejado morir la poesía; algunos seguimos reclamando su pulso, animando su magia, estimulando su ánima; es nuestra vacuna descargada de consciencia.


En Cero siento el círculo como un dolor en los ojos, sin principio ni fin. La respuesta que devuelve el cielo a nuestro grito es un eco, una orografía de signos sin código. No queda la huella del descanso de los dioses sobre la hierba verde, a causa del tiempo, el viento, el agua. Ni las aladas señoras del cielo dejaron sus pasos en la arena, porque año a año el mar se eleva, crece, arrebata paseos, pantalanes, rompeolas. Pero sí hay un origen, también en la redondez de la esfera, cuando el lápiz clava su punta sobre la superficie de un trozo de materia que se deja amar. Alfa-omega, el-ella. No hay vida sin entrega, sin descubrimiento de contrarios que se unen. Todo tiene un comienzo, es una gran verdad, también el retorno tiene inicio. Los caminos descargan en el mar, algo físico que ya no oculta isleños paraísos. Nosotros, los del oeste que llegamos del este y somos hijos del trébol, lo sabemos. Maldito seas círculo, vana ilusión, fatiga de las horas desveladas, búsqueda de revelaciones sin sentido.


Bendito el camino que intentamos hollar, nuestros extravíos, dudas, genuflexiones, desánimos. Todo para llegar a la concusión de que ceros y nadas no existen, no se sostienen, solo son invento de poetas. Como la misma poesía. Pero no por ello contradigo al autor, “nuestro vínculo es un ámbito de asombro”. La poesía cree en lo que vemos y en lo que no vemos, desmiente a los cautivos de la ira, a los que cobijan entre algas esferas de sombras. El poeta habla de espacios sagrados, sabiendo que vive en un avispero ácrata e inhóspito, pero tiene un portulano de querencias, de voces, de lecturas; unas coordenadas de desafíos y abandonos, y sostiene su vela en medio del océano, contra viento y marea.


http://www.adiantegalicia.es/opinion/rafael-lema/cero-de-pablo-luque.html

1/sept/2014 - "Cero" Nuevo libro

Publicada el 31 Ee agosto Ee 2014 a las 13:45


Título: Cero.
Autor: Luque Pinilla, Pablo.
Diseño de portada y 10 ilustraciones: Luis Ruiz del Árbol (www.flickr.com/photos/fromthetree4/).
Diseño y Maquetación: o3 (www.o3com.com).
Fotografía autor: Guadalupe de la Vallina (hellolupe.com).
Editorial: Renacimiento (www.editorialrenacimiento.com).
Fecha: Septiembre 2014.
Páginas: 122 págs.
Medidas: 14,5×22,5 cm.
Cubierta: Rústica con solapas, plastificado mate.
ISBN: 978-84-8472-987-7.
IBIC: DCF.
pvp: 18 €.



Cero (Renacimiento, 2014) es mi nuevo libro de poemas que comienza a distribuirse en librerías desde el 1 de septiembre y que puede adquirirse también como e-book en:
https://play.google.com/store/books/details/Pablo_Luque_Pinilla_Cero?id=p1UaBAAAQBAJ


Se trata de un volumen que cuenta con diez ilustraciones de Fromthetree, que también ha preparado el diseño general de la portada, como se ve aquí:










Además de las ilustraciones de Fromthetree que embellecen el volumen, este es un libro en el que han colaborado otras personas que en este momento me gustaría tener presente.


A la Editorial Renacimiento, que lo auspició, lo quiso en su catálogo, y nos lo pone en las librerías y en Google-Play en la versión e-book.


A o3, conJosé Luis R. Torrego a los mandos, que preparó el diseño y la maquetación.


A Antonio Valenzuela de Encuentro que guió la producción.


A Lupe por la fotofrafía del autor.


A Iman, con Georg Nowinski y Miguel Ángel Bláquez a la cabeza, por encargarse de la infografía.


Este volumen también recibió comentarios generosos, que se recogen en la contraportada, por parte de  Álvaro Valverde, José María Castrillón y Luis Ingelmo.

Esta es una obra densa, muy pensada, resuelta con oficio, completa, cerrada y circular (como su título), que no hace concesiones a ninguna galería, que apunta a lo más alto, algo, por cierto, poco frecuente en nuestra poesía actual. Basta con reparar en las citas o epígrafes que menudean por el libro, todo un tratado. De cultura vivida, añado. Se agradece su tono (personal e intransferible), que en literatura lo es todo, y esa mezcla de ciencia y verso, de concreto y de abstracto, de lo más antiguo y de lo más moderno, con un aire intempestivo, y radical (en el mejor sentido). También la precisión. Que vale para el vocabulario, claro, pero también para todo lo demás, incluido el sentido”.


ÁLVARO VALVERDE



“Extraviamos el relato si la existencia se expande fragmentando el recuerdo del origen. Es necesario, se diría que apremiante, buscar el punto Cero, ese en el que la vida parece estar henchida de sentido, volverse absolutamente fatal. El lector encontrará, en esta particular génesis mítica, formas de emoción y asombro”.


JOSÉ MARÍA CASTRILLÓN



“Eliot sabía bien, como también lo sabe Pablo Luque, que el caudal del que bebe la poesía no es necesariamente la belleza y sus manifestaciones, sino que también la fealdad y sus vástagos son objetos poéticos. La creación de ambientes, de enigmas, de atmósferas que evoquen lugares conocidos o remotos, o que iluminen con luces nuevas aquellos otros que por excesivamente sabidos dejamos de ver, es una de las virtudes del verso en general, así como la intención primordial de esta colección de poemas. Es muy posible que, debido a mis lecturas de tradición anglosajona, me haya llamado poderosamente la atención que alguien escriba en nuestro idioma tan pulcramente y que, a un mismo tiempo, haya en sus palabras visos y vetas de lo norteamericano sin que semejante mezcla provoque un insoportable rechinar de dientes. Otros lo han intentado en ocasiones, aunque sin éxito. Pablo Luque, sin embargo, ha sabido encontrar el fulcro preciso en el que apoyar su tradición española y la fuerza idiomática inglesa para dar pie con ello a un hermanamiento singular y deslumbrante”.


LUIS INGELMO


 

Y por supuesto a Francisco J. Peña, que me dedica una genersa semblanza en la solapa:

“La poesía española actual está llena de nombres de validez indiscutible; poetas surgidos del aprendizaje autodidacta, de la emoción trasladada al verso, de la intensidad verbal transformada en poesía. Son, sin duda alguna, autores de las letras españolas que vienen a tomar el relevo de esas otras generaciones que han servido generosamente de puente para la Historia de la Literatura española entre los siglos XX y XXI. Los profesores de Literatura, los que nos dedicamos a la crítica literaria o, simplemente como nos enseñó don Ramón Menéndez Pidal, los que escribimos la historia de nuestras letras, tenemos por costumbre creer que la inmensa mayoría de los escritores salen de las filas de las propias letras; algo que afortunadamente se desmonta, porque la poesía actual va más allá de las aulas de filología, trasciende por Internet —y eso lo demuestra nuestro poeta en las redes sociales, su web y su revista— e intertextualiza y contextualiza con otros ámbitos, campos que aderezan la poesía con la pluralidad de motivos. Pablo Luque Pinilla es uno de ellos.”


FRANCISCO JOSÉ PEÑA



A todos ellos gracias.


A sobre todo, a ti, lector, deseándote que lo disfrutes tanto como yo lo he hecho escrbiéndolo. Espero que sus versos pronto puedan ser los tuyos.


Aproveho también para recopilar aquí los vídeos que he preparado sobre cada una de sus cuatro partes y que he ido subiendo en mis redes sociales durante los últimos quince días. Una manera como otra cualquiera de aproximarse al texto:


Primera parte: www.youtube.com/watch?v=tQuxT8DBuJE&app=desktop

Segunda parte: www.youtube.com/watch?v=Rv-izW_Bs8g

Tercera parte: www.youtube.com/watch?v=zhWxrocxjWE&feature=youtu.be

Cuarta parte: www.youtube.com/watch?v=K4pWtaSL72U&feature=youtu.be


 

15/jun/2014 - Reseña de "Los naufragios del desierto". Zingonia Zingone, Vaso Roto, 2013

Publicada el 19 Ee junio Ee 2014 a las 1:35



Acaba de aparecer la reseña «Un secreto encuentro con el destino» que escribí para la revista Nayagua, editada por el Fundación Centro de Poesía José Hierro, sobre el libro Los Naugrafios del desierto de Zingonia Zingone y editada por Vaso Roto, 2013.


La edición digital de Nayagua se publica en el enlace: http://www.cpoesiajosehierro.org/web/index.php/nayagua, donde puedes encontrar además los anteriores números publicados.


Esta reseña surge a partir de la presentación del libro que hice en la Fundación Centro de Poesía José Hierro el pasado 16 de enero (http://www.cpoesiajosehierro.org/web/front.php/poesia-en-la-red/convocatorias/item/zingonia-zingone-presenta-los-naufragios-del-desierto)


Puedes encontrar el artículo en la página 245 del Nº 20 de Nayagua y replicado en formato web AQUÍ.

 

25/abr/2014 - Ibi Oculus 7

Publicada el 25 Ee abril Ee 2014 a las 21:45


 


Con el número siete de nuestra revista consolidamos el cambio de plataforma digital acometido en el número anterior. Una mejora que nos ha permitido modernizar la imagen de la publicación para adaptarla a más dispositivos, ya sean estos smart phones, tabletas, notebooks o pequeños portátiles.


En este segunda entrega de loque podemos considerar ya una nueva etapa de la publicación, nos ocupamos de la singular y longeva andadura de la tertulia y revista Papeles del Martes de Salamanca por la que han pasado poetas como Antonio Sánchez Zamarreño, Mercedes Marcos Sánchez, Juan Antonio González Iglesias,Emilio Rodríguez, Luis Frayle, Celia Camarero y el autor del artículo, Miguel Ángel Cevantes, desde los años setenta del pasado siglo.


En poesía internacional, nuestra firma invitada, Petra Papová, nos muestra la obra reivindicativa de tres autores eslovacos contemporáneos surgidos con la caída del Telón de Aceroy la Revolución de Terciopelo a finales de los ochenta: Peter Macsovszky, Taťjana Lehenová e Ivan Kolenič. Asimismo, Juan Carlos Vila revisa la apasionante figura y la poesía del escritor, poeta y ensayista francés Charles Péguy en el año del centenario de su muerte.


Milagrosa Romero Sámper aprovecha nuestra sección de investigación poética para contextualizar el itinerario de poesía rusa que viene ofreciéndonos a lo largo de la andadura de Ibi Oculus.


De la mano delcantante lírico y poeta Miguel Ferrando desentrañamos el ciclo de recitales del Gongdel Silencio, donde música y poesía conectan nuestra mirada con el silencio que se subraya en este singular hermanamiento artístico.


En “ibi fábula” queremos dejar constancia de la relación entre fotografía y microrelato a partir algunos textos sobre instantáneas de Conchi Bueno seleccionadas por Blanca Álvarez e Toledo; y en “Ibi Infantil” Clara Cordero entrevista a Ignacio Ceballos Viro y Lourdes Giraldo Vargas para permitirnos entender mejor la importancia de la poesía en la educación de los más pequeños.


No faltamos a la cita con la selección de poemarios y reseñas sobre ellos incluidas en "merece la pena".

 


Las ilustraciones de las cabeceras de sección de este número son del artista plástico Gonzalo Torné, una colaboración de excepción que nos agrada poder ofreceros.


 Espero que disfrutéis de este número de la revista y que no dejéis de seguir difundiéndola.


 Número 6 AQUÍ


 

  

23/ene/2014 - Reportaje SFO en "Félix Molina. Arte y Literatura"

Publicada el 27 Ee enero Ee 2014 a las 14:05

De esta manera se presenta Félix Molina en Twitter:

"Arte y literatura. Dedicado a la reseña y la producción artística y literaria. Escribo sobre y escribo. Por arte y literatura entiendo, en principio, todo".

Y de esta otra presenta su Blog, Arte y Literatura:

"La superfície de las cosas es a veces su interior. En tanto todo se va aclarando lo mejor es apenas describirlo, para que el tiempo no termine arañándolo. ¿Prefiero quedarme con lo escrito y lo pensado sobre lo que se representa  o representarlo? Sigan, como ondas en un estanque, por artificial que sea, estas páginas. O acumúlense, como en el baúl del aire, las miniaturas de lo que somos".

Estas precisas y poéticas descripciones de su actividad y su Blog, respectivamente, nos descubren a un excelente prosista, que a través de su bitácora impulsa y promueve el arte, la literatura y sus maridajes. Vaya pues por delante nuestro agradecimiento ante quien tan bien ha tratado nuestra obra.



Cómplices de SFO
enero 23, 2014

Literatura y… fotografía
SFO | Pablo Luque Pinilla y José Luis Rodríguez Torrego

por Félix Molina


 
;


La ciudad es su gente. Lo que fue en un principio el poblamiento derivó primero en la costumbre, luego en la rutina. Pero si el prado o la ladera tienen las mismas volátiles y vírgenes fronteras del mar, la topografía urbana se hace materia, esqueleto del deseo o la ruina de sus pobladores. Un día en la ciudad acumula otro y, de repente, a la vuelta de un siglo, casi una eternidad ya hizo nido entre las vértebras de sus moradores, frecuentes holladores de sus pasos de cebra, de sus avenidas, de sus cepas de sombra o de altura. Tanto se confundió acá, entre los edificios, el paisaje con el paisanaje que también se hace uno con él, que también se retuerce dolorido en sus circunvalaciones o se hace extraño animal que anida en sus bahías, como gustaba de divisar el viejo Whitman cuando soñaba Manhattan (City nested in bays! mi city!).


Un poeta,  Pablo Luque Pinilla  (n. 1971), y un fotógrafo, José Luis Rodríguez Torrego  (n. 1966) -viajeros constantes, pero nativos de aquella Madrid que el Dámaso más insomne y menos erudito bramó como continente de más de un millón de cadáveres-, dos artistas que se expresan en lenguajes repletos de mirada y se unen en un conjuro que –con el vértigo del zoom y la pausa del verso– rescata para la ilusión de los sentidos y sus conjuntos el pálpito efervescente de otra ciudad de bahías, puentes, calles que simulan montañas de asfalto… y – sobre todo accidente– la vida. San Francisco, la una vez devastada pero resurgida, la siempre anclada en la Costa Oeste para desdoro de su perpetuo movimiento (de credos, de creencias, de condiciones, de proclamas), se nos aparece en los textos y en las fotos de sus dos exégetas como esa bestia de mil caras, que es decir de casi un millón de rostros (o espaldas, o espinazos, o posaderas, como en las fotos de José Luis Rodríguez Torrego) y otros tantos destinos.


Abre una hendidura en este ciberrincón de racionada sombra, la luz –pulsada o cantada– de un poeta y un fotógrafo que se enfrentan a la ciudad sin necesidad de combatirla (atrás quedó la industria develada, denunciada, casi vomitada por Rimbaud en sus Iluminaciones  -ojo a este enlace, es de calidad para los adictos) o el exorcismo del Lorca de Oficina y denuncia. Les basta con sentirla, bajo el objetivo o la yedra floreciente del versículo. Con abrazarse, en la metáfora o el escorzo, a la brillante medianía de aquellos –estos– pobladores que ya son uno –y viceversa– con su poblado. En el trasiego de dos creadores que han habitado, muchas veces, la penumbra estancada de un metro o una drugstore ya no cabe el rencor de los píxeles o las sílabas, sino el reconocimiento, el brazo tendido a cada cual para acariciarlo con el quebrarse del diafragma o la nota amortiguada, revis(it)ada amorosamente por el cursor inquieto.


En veinte singladuras –o poemas– y otras tantas imágenes (y alguna más, como la de la serena boya recortada sobre la ciudad teñida de bruma que antecede este itinerario), Pablo Luque Pinilla y José Luis Rodríguez Torrego nos hacen cómplices de SFO, del San Francisco que nos recibió casi ajeno, como portezuela de avión, pero nos despide atardecido, amistado, congraciado ya, definitivamente, con el mundo y su única, más pura respiración: las personas.


Un renglón libre, coloquial pero sereno y majestuoso (como aquel de José Hierro en su Réquiem ), y una fotografía saturada con naturalidad, con el acento de la empatía, son los mejores cicerones de un recorrido que, por la amabilidad de sus autores, anticipamos aquí, en la pequeña galería de literatura y otra disciplina artística que quiere ser esta sección. Que lo disfrutéis tanto como yo.



 



S K Y L I N E


 





 



E N M I E N D A   G E N E R A C I O N A L



 





 

 









U R B A N   V I A T O R

 




LA OBRA. SFO se editó en 2013 por la bibliófila Editorial Renacimiento. Se trata de un volumen delgado (no sacia la sed de poesía e imagen que genera) pero escrupulosamente diseñado y editado. Además de las biografías de los autores, tiene el detalle inestimable de fijar el contexto geográfico y humano de la ciudad de San Francisco mediante un apéndice titulado Extrarradios, al estilo de los exhaustivos índices y apéndices que gustan de incluir muchas editoriales anglosajonas en sus publicaciones. Los autores también han diseñado una publicación para ipad y dispositivos móviles, muy recomendable, que incluye prestaciones adicionales. Además de en la lectura cotidiana, es compañía indispensable –mucho mejor que una guía al uso, se me ocurre– para una visita a esta ciudad de ciudades.


© de las fotografías y textos extractados de SFO, José Luis Rodríguez Torrego y Pablo Luque Pinilla, Editorial Renacimiento, 2013. Reproducidos y citados con permiso expreso de sus autores.


http://felixmolinapublica.wordpress.com/2014/01/23/complices-de-sfo/

3/dic/2013 - Reseña de "Thomas MacGreevy. Poesía completa". Edición y traducción de Luis Ingelmo, Bartleby, 2013

Publicada el 3 Ee diciembre Ee 2013 a las 19:40



Acaba de aparecer la reseña «Aquella que es el segundo don» que he escrito para la revista El Cuaderno, que edita Trea, sobre la poesía completa de Thomas MacGreevy con traducción de Luis Ingelmo y editada por Bartleby, 2013.


La edición digital de El Cuaderno se difunde gratuitamente a través de http://issuu.com/elcuadernocultural, donde están alojados además todos los números publicados. También en el blog: http://elcuadernoculturaldelavoz.blogspot.com.es/


La edición impresa, también gratuita, se difunde en los siguientes puntos de distribución:

 

Asturias: Librerías Casa del Libro, Casona, Cervantes, Clarín, Cornión, De Bolsillo, FNAC, La Buena Letra, La Palma, La Pilarica, Maribel, Ojanguren, Paradiso, Platero, Polledo, Roy, Santa Teresa, Sol, Toma 3 y Víctor Núñez. Galerías de Arte Alfara, Amaga, Beatriz Corredoira, Cervantes 6, El Arte de lo Imposible, Espacio Líquido, Gema Llamazares, Guillermina Caicoya, Octógono, Sala Borrón, Texu y Van Dyck. Centros: todas las bibliotecas públicas, Ateneo Obrero de Gijón, Campus de Humanidades de la Universidad de Oviedo, Centro de Cultura Antiguo Instituto de Gijón, Centro de Interpretación del Cine (CICA), Centro Niemeyer, Laboral Centro de Arte, Museo Evaristo Valle y Valey Centro Cultural de Castrillón.

Barcelona: Librerías Alibri, Companyia Central LLibretera, Documenta, Laie y Medios.

Cáceres: Facultad de Filosofía y Letras.

Canarias: Filología de la Universidad de la Laguna.

Granada: Librerías Babel y Picasso; Facultad de Interpretación y Traducción.

León: Librería Alejandría.

Madrid: Del Centro, La Buena Vida, La Central, Méndez, Meta y Tipos Infames. Málaga: Librería Luces.

Pamplona: Librería Auzolan.

Salamanca: Facultad de Filología, Librería Hydria.

Santander: Librerías Espacio Kattigara y Gil.

Sevilla: Librerías La Fuga y Palas.

Valencia: Facultat de Filología, Traducció i Comunicación.

Valladolid: Librería Oletum y Facultad de Filosofía y Letras.

Vigo: Librería Versu.

 


Os invito a introduciros en la poesía MacGreevy de la mano del traductor Luis Ingelmo. No os defraudará.

 

Para acceder al artículo pulsa AQUÍ.




24/nov/2013 - Comprar SFO

Publicada el 24 Ee noviembre Ee 2013 a las 3:45


Una pequeña parte de la tirada de esta obra se ha dejado para la venta directa sin paso por librería. Por eso, si no pudiste asistir a la Feria del Libro de Madrid de 2013 o a alguna de las presentaciones públicasde SFO en FNAC y Casa del Libro, esta es una buena oportunidad para adquirir ejemplares dedicados. También para todos aquellos que han llegado algo tarde a la obra y no han podido subirse al carrusel en marcha del libro en el mercado editorial y su periplo de distribución.

SFO. Fotos y pomeas sobre la ciudad de San Francisco, Pablo Luque Pinilla (poemas) y José Luis R. Torrego (fotos), Renacimiento, 2013.



6/oct/2013 SFO en "El Cuaderno"

Publicada el 6 Ee octubre Ee 2013 a las 17:50



La revista El Cuaderno que edita Trea ha publicado en su número 49 como complemento a una aproximación al viaje literario de Jesús Arana Palacios, «¿Quién es el viajero literario?», una muestra de seis fotos y poemas de SFO, bajo el título de «“Imágenes viajeras, poemas sedentarios”. Fotos y poemas de SFO».

 

 La edición digital de El Cuaderno se difunde gratuitamente a través de http://issuu.com/elcuadernocultural, donde están alojados además todos los números publicados. También en el blog: http://elcuadernoculturaldelavoz.blogspot.com.es/

 

La edición impresa, también gratuita, se difunde en los siguientes puntos de distribución:


Asturias: Librerías Casa del Libro, Casona, Cervantes, Clarín, Cornión, De Bolsillo, FNAC, La Buena Letra, La Palma, La Pilarica, Maribel, Ojanguren, Paradiso, Platero, Polledo, Roy, Santa Teresa, Sol, Toma 3 y Víctor Núñez. Galerías de Arte Alfara, Amaga, Beatriz Corredoira, Cervantes 6, El Arte de lo Imposible, Espacio Líquido, Gema Llamazares, Guillermina Caicoya, Octógono, Sala Borrón, Texu y Van Dyck. Centros: todas las bibliotecas públicas, Ateneo Obrero de Gijón, Campus de Humanidades de la Universidad de Oviedo, Centro de Cultura Antiguo Instituto de Gijón, Centro de Interpretación del Cine (CICA), Centro Niemeyer, Laboral Centro de Arte, Museo Evaristo Valle y Valey Centro Cultural de Castrillón.

Barcelona: Librerías Alibri, Companyia Central LLibretera, Documenta, Laie y Medios.

Cáceres: Facultad de Filosofía y Letras.

Canarias: Filología de la Universidad de la Laguna.

Granada: Librerías Babel y Picasso; Facultad de Interpretación y Traducción.

León: Librería Alejandría.

Madrid: Del Centro, La Buena Vida, La Central, Méndez, Meta y Tipos Infames. Málaga: Librería Luces.

Pamplona: Librería Auzolan.

Salamanca: Facultad de Filología, Librería Hydria.

Santander: Librerías Espacio Kattigara y Gil.

Sevilla: Librerías La Fuga y Palas.

Valencia: Facultat de Filología, Traducció i Comunicación.

Valladolid: Librería Oletum y Facultad de Filosofía y Letras.

Vigo: Librería Versu.


Los tres últimos números han superado las 35.000 visitas en su edición digital y agotaron rápidamente los 6000 ejemplares en papel, por lo que agradecemos mucho a Jaime Priede la atención prestada a nuestro trabajo.


«Imágenes viajeras, textos sedentarios»


El escritor holandés Hans C. Ten Berge comienza su libro titulado De Honkvaste Reiziger (El viajero hogareño) con una provocadora confesión en la que afirma no haber estado nunca en ningún lugar. Insiste en que todos sus viajes han sido inventados desde su casa. Stefan Hertmans, otro viajero admirador suyo y también escritor, comenta en Ciudades, su propio libro de viajes, que quien viaja de verdad siempre se queda un poco en casa. El fotógrafo José Luis R. Torrego viaja a San Francisco y a la vuelta le entrega su material fotográfico al poeta Pablo Luque Pinilla, que inventa desde su casa el viaje propuesto por su amigo. El resultado de esa colaboración da lugar a SFO: Fotos y poemas sobre la ciudad de San Francisco, editado por Renacimiento.

Ver más...



El cuaderno 49



25/jul/2013 - Cuenta 140

Publicada el 26 Ee julio Ee 2013 a las 0:30


 


Como decía en mi post de hace casi dos meses, http://www.pabloluquepinilla.com/apps/blog/show/26778528-17-may-2013-concurso-140, en abril El Cultural de El mundo comenzó un concurso semanal de poesía en 140 caracteres al que no he dejado de comparecer salvo en dos ocasiones. El concurso se ha celebrado hasta la fecha quince veces, en las que he sido finalista con once micropoemas, si bien no todas las semanas que he participado me han seleccionado un micro para la final. Así pues, una semana fui finalista por partida doble y la última semana por partida cuádruple, siendo esta semana donde, además, premiaron mi micro, que sale publicado en El Cultural de papel hoy viernes 26 de julio.






Cuando hace ya casi un año comencé a colgar micropoemas en Twitter, perseguía sobre todo dos objetivos. De una parte, ir dando a conocer, siquiera mínimamente, los jirones que en el proceso de escritura se iban desgajando del cuerpo principal de textos mayores, para, de esta forma, interactuar con los lectores, si se terciara o, cuando menos, dejar caer algunas briznas de poesía para quien quisiera recogerlas. De otra, comprobar si en lo que escribo era posible rastrear versos que justificaran en buena medida y por sí solos el trabajo poético en su conjunto. No en vano, siempre he pensado que cualquier obra poética halla plena justificación cuando se puede encontrar en ella siquiera uno o dos versos/renglones que de forma aislada trasciendan la obra entera del autor. Por esta razón, entendía que obligarse a seleccionar unos pocos textos breves que se intuyen con mayor pegada es un trabajo últil y bastante saludable para profundizar y mejorar en la labor creativa. A estas intenciones, cabría sumar las reflexiones que albergaba la entrada con la que arropaba el nacimiento de mi cuenta de Twitter, que a primeros de agosto cumplirá un año: http://www.pabloluquepinilla.com/apps/blog/show/18335241-15-ago-2012-tuites-iacute-a. A lo que tan solo me atrevería a añadir un comentario relacionado con la actitud de los autores que vuelcan su trabajo en redes sociales y más específicamente en Twitter. Así, si uno de los peligros de esta costumbre es que nos puede despistar de la consecución de obras de mayor calado y ambición por cuanto la idosincrasia del entramado sociodigital fomenta el halago fácil y la autocomplacencia, no es menos cierto que no plegarnos a alguna forma de contacto directo y asiduo con los lectores (para esto se «inventaron» las tertulias y talleres literarios, entre otras cosas) favorece que el autor se parapete tras la propia obra que, en lugar de forjarse sostenida por la pasión artísitica, acaba condicionada en exceso por una «extrategia de carrera» y los proyectos y obsesiones —en el sentido peyorativo del término— del creador, lo que a la postre suele traducirse en un empobrecimiento de esta.


Así pues, desde mi punto de vista, Twitter puede aprovecharse como una herramienta más desde la que ejercer el trabajo poético apostando por la brevedad y los beneficios señalados siempre y cuando no sofoque la ambición creativa, permita poner el foco sobre algunos de los versos que forman el mosaico de la propia actividad poética para vislumbrar su verdadero alcance, y nos permita aprender, con la debida prudencia, de la interacción con los lectores.


No quisiera terminar este post sin tener un recuerdo por las víctimas y familiares de los fallecidos y heridos en el trágico accidente que en el anochecer de la víspera de Santiago Apostol ha tenido lugar en la capital gallega. Para ellos mi oración y cercanía.

31/may/2013 - Colaboración en la newsletter de Encuentro con motivo de la Feria del Libro 2013

Publicada el 31 Ee mayo Ee 2013 a las 18:05

Un placer participar en la Newsletter de la editorial Encuentro con motivo de la Feria del Libro de 2013.

Puedes leer la newsletter entera aquí y mi colaboración directamente pinchando en la imagen.



30/may/2013 - "SFO" para iPad

Publicada el 30 Ee mayo Ee 2013 a las 17:30

Captura de pantalla del iPad 1


Ya está subida la aplicación de SFO que para iPad ha preparado José Luis R. Torrego.


Como se dice en la página de iTunes, en ella se aborda la ciudad de San Francisco, uno de los enclaves que mejor sintetizan la idiosincrasia del momento actual, a través de un recorrido por sus calles y habitantes. Poesías de Pablo Luque Pinilla sobre fotografías de José Luis Rodríguez Torrego. Una mirada sobre personas construida con imágenes, poesía, el sonido constante de la ciudad y la ubicación en mapas de cada foto.


Os dejo la tarjeta de promo por aquí.




Más información.

Ver en iTunes.


30/may/2013 - "SFO" Nuevo libro

Publicada el 30 Ee mayo Ee 2013 a las 15:25


SFO es el nuevo libro de poemas que acabo de publicar con José Luis Rodríoguez Torrego como ya avanzaba hace qiunce días. Se trata de un volumen con fotos y poemas sobre la ciudad de San Francisco.


Al preguntarme José Luis si deseaba poner texto a su serie de fotografías de San Francisco, entendí que se trataba de un proyecto que exigía, antes que nada, encarar el cuerpo a cuerpo con la realidad que presentaban las fotos para entablar un diálogo con ellas que se basara en la complicidad entre lenguajes artísticos. A su vez, cuanto más miraba las instantáneas,más deseaba profundizar en la historia personal que se intuía tras aquellos rostros en un enclave tan mítico como singular, y ayudar a construir e lpensamiento y la voz de los protagonistas retratados.


Por otro lado, la gran protagonista de esta serie, la ciudad de San Francisco, además de ser una de las ciudades más icónicas y representativas de Norteamérica, resultaba una de las más cosmopolitas. Estas condiciones la convertían en un verdadero laboratorio en el que abordar las encrucijadas y vicisitudes del hombre contemporáneo. De esta manera, a través de sus habitantes he podido recorrer la ciudad, hacerme cargo de sus calles y avenidas, sus edificios, sus sistemas de transporte, sus restaurantes, sus lugares más emblemáticos, pero, fundamentalmente, se me ha brindado la oportunidad de indagar las satisfacciones y zozobras que nos son propias

 

El libro lo publica Renacimiento y desde hace unos días se ha comenzado la distribución en librerías. Podéis encontrar todos los detalles del volumen aquí y comprarlo también online.


Espero que disfrutéis tanto de su lectura como nosotros lo hemos hecho preparándolo.


SFO, Pablo Luque Pinilla y José Luis R. Torrego, Renacimiento, 2013. 

 



15/may/2013 - "SFO" is coming...

Publicada el 17 Ee mayo Ee 2013 a las 13:40


Acaba de llegar esto de la imprenta. No es otra cosa que el libro que hemos hecho José Luis R. Torrego, a las fotos, y yo, a los poemas, sobre la ciudad de San Francisco. ¡Avisaré cuando se distribuya en librerías!

«El imaginario colectivo ha fijado ciertas metrópolis como iconos de un tiempo y una época. De esta manera, pocos enclaves sintetizan mejor la idiosincrasia del momento actual que la singular San Francisco. En este libro, el diseñador José Luis R. Torrego y el poeta Pablo Luque Pinilla retratan la ciudad y se ensimisman con sus personajes a partir de un diálogo cuyo resultado es un viaje lúcido y atractivo por el mapa de las inquietudes y preocupaciones que nos son propias».

SFO, Pablo Luque Pinilla y José Luis R. Torrego, Renacimiento, 2013. 

 

15/may/2013 - Entrevista a Carmen Pallarés en Páginas Digital

Publicada el 17 Ee mayo Ee 2013 a las 13:35


Esta entrevista que le hice a Carmen Pallarés en el último número de Ibi Oculus (nº 6) ha sido publicada también en Páginas Digital. Aprovecho desde aquí para agradecer a los responsables de la revista (con Fernando de Haro a la cabeza) la deferencia de publicar la entrevista y para compartirla con vosotros: http://www.paginasdigital.es/v_portal/informacion/informacionver.asp?cod=3739&te=19&idage=7144&vap=0 . Sin duda la autora lo merece. 

1/may/2013 - Ibi Oculus 6

Publicada el 1 Ee mayo Ee 2013 a las 5:25



La aparición del número seis de nuestra revista supone un punto de inflexión que esperemos sea de vuestro agrado. En él hemos acometido una migración de la plataforma digital de contenidos que nos permite modernizar la imagen de la publicación para adaptarla a los nuevos dispositivos, ya sean estos smart phones, tabletas, notebooks o pequeños portátiles. Con este cambio, a su vez, esperamos favorecer la navegabilidad, la visualización de la enorme cantidad de material gráfico que incorpora la revista y, sobre todo, la legibilidad de los textos poéticos que ahora pueden disfrutarse, si se desea, en ventanas flotantes y a mayor tamaño de letra. Una idea propuesta y desarrollada por nuestra colaboradora y Webmaster Clara Cordero.

 

En relación con los contenidos de este número, ofrecemos la segunda entrega de la antología de poesía cubana del S XX del director de la editorial Verbum, Pío E. Serrano, dedicada por completo al grupo Orígenes y a su figura aglutinadora, el gran Lezama Lima. La selección se ilustra con abundantes y curiosas fotografías del grupo. En español también puede leerse poesía de Carmen Pallarés, una de nuestras poetas más delicadas y personales del grupo de los setenta, a quien entrevista un servidor en "escáner".

 

La poesía extranjera está representada con el anticipo editorial en español del último poemario, Grâce, del gran poeta jesuita francés Jean Mambrino, fallecido el pasado año, traducida por su compañero de congregación y también poeta Emilio del Río. Milagrosa Romero Samper nos ofrece, asimismo, traducciones de Otro respiro del poeta ruso Arsen Mirzaev.

 

Jesús Montiel nos introduce en el apasionante mundo de la estética narrativa de Walker Percy, un verdadero facultativo del lenguaje y el espíritu. En la misma sección, "el banquete", Milagrosa Romero Samper se encarga de contarnos la apasionante aventura editorial de El hebreo errante, empeñada en verter al español los clásicos de la vanguardia rusa y otros poetas experimentales europeos. Una delicatessen deliciosamente contracultural y vanguardista cuyos volúmenes se distribuyen y venden en la British Library, las Universidades de Stanford y South California, así como universidades y bibliotecas de Estados Unidos, Alemania, Italia y Japón. También en esta sección Rubén Romero Sánchez se encarga de diseccionar, con vocación de entomólogo, la figura del controvertido y brillante E.E. Cummings.

 

En "plaza pública", Miguel Ferrando vuelve sobre la figura del italiano Davide Rondoni. Si en el número uno publicábamos su poesía y en el número tres hablábamos de su faceta como impulsor del Centro de Poesía Contemporánea de la Universidad de Bolonia, en esta ocasión Ferrando aborda su labor como divulgador de la poesía, tras su última estancia en Madrid donde celebró una lectura comentada del "Canto del pastor errante de Asia" de Leopardi, como continuación de las llevadas a cabo en ciudades como Rímini o Nueva York.

 

Como en los anteriores números, tampoco podía faltar nuestra selección de poemarios y de las reseñas y críticas aparecidas sobre ellos, incluidas en "merece la pena".

 

Por lo demás, "ibi fabula" e "ibi infantil" vuelven con una interesantísima antología de microrelatos a cargo de Blanca Álvarez de Toledo y una entrevista que Clara Cordero le hace a Ignacio Rodríguez, donde nos revela cómo nuestro colaborador trabaja como una suerte de trovador y juglar para introducir a los más pequeños en el ámbito de la palabra creativa.

 

Las fotografías de las cabeceras de sección de este número son de la fotógrafa de Jot Down y retratista Gualalupe de Vallina (http://hellolupe.com/), todo un lujo de imágenes que embellecen la publicación.

 

Espero que disfrutéis de este número de la revista y que os animéis a continuar con su difusión.

 



Número 6 AQUÍ.



15/mar/2013 - Reseña de "Un centro fugitivo", antología poética de Álvaro Valverde

Publicada el 21 Ee marzo Ee 2013 a las 1:40





Acaba de aparecer la reseña «Hagamos de este lugar un territorio», que he escrito sobre la antología poética de Álvaro Valverde Un centro fugitivo, a cargo de Jordi Doce y editada por La Isla de Sistolá.


Os invito a introduciros en esta poesía que a buen seguro no os defraudará.


Para acceder al artículo pulsa AQUÍ.

15/nov/2012 - Ibi Oculus 6 - Is coming

Publicada el 15 Ee noviembre Ee 2012 a las 17:05

Este último mes he estado trabajando en el sexto número de la revista Ibi Oculus, que esperamos poder colgar no tardando mucho. Para ir abriendo boca, os dejo el editorial que he preparado y la frase de cabecera, junto a los enlaces de los editoriales que escribí para los cinco números anteriores.



Para conocer a fondo una época es necesario un estudio de las palabras que santifica y de las palabras que demoniza.

Beatriz Villacañas


PALABRAS SOBRE PALABRAS


Nuestra era es la época de las palabras sin palabras, y las palabras entre muchas palabras. También la de los silencios inexistentes, por miedo a que nos recuerden nuestra soledad, en vez de hacernos reparar en que ellos son la antesala de la escucha. De hecho, si algo ha logrado nuestro tiempo es consagrar las palabras banales, sintetizadas y recodificadas por escrito hasta hacerlas indistinguibles, o esgrimidas en voz alta como cantos guturales que revelaran la impotencia del que se ha desentendido de buscar la identidad. Así, hoy como nunca, se consagra la corrección política mediante términos que han hecho del lenguaje una escombrera de eufemismos sonrojantes, pues, de no hacerlo, mostrarían la realidad en toda su crudeza. Con ellos, maquillamos lo que existe, acaso porque más allá de lo aparente no esperamos encontrar nada.


Y no es solo una cuestión de significantes y significados, sino del valor que otorgamos al lenguaje. De esta forma, actualmente la palabra dada ha perdido su valor, pues lo contrario implicaría reconocer que la verdad, sin más, está a nuestro alcance e importa, lo que no haría razonable tal grado de desconfianza y sospecha respecto del compromiso ajeno. A su vez, hay determinados asuntos que no se pueden abordar, ya que plantearlos conllevaría confrontarse con el otro, algo que se juzga imposible, demostrando que vivimos el periodo del relativismo y la subjetividad a ultranza. Hasta tal punto, que es imposible encontrar una mentalidad dominante que haya suscrito más el famoso aserto de los sofistas: «la verdad no existe, si existiera no se podría conocer y si se conociera no se podría comunicar». Por eso, no es de extrañar que nuestro lenguaje sea cobarde en su empleo hasta la nausea, y cochambroso en su cuidado hasta volverlo despreciable.


Por lo demás, en lo que a la creación poética concierne, se nos traslada una disyuntiva. Hacer caso omiso del lenguaje actual, situándonos así al margen de sus interlocutores, o plegarse a la ceguera generalizada para hacernos cómplices de la situación. De esta manera, parece vigente el pensamiento del poeta polaco Herczy Liebert cuando se preguntaba: «¿Acaso sea preciso perder las palabras, / para, junto al alma, poder reconquistarlas?». Ya que quizás resulte imprescindible el redescubrimiento de la realidad para que afloren de nuevo palabras verdaderas en un contexto que se ha desentendido de ellas. Apostar, tal vez, por un lenguaje poético que se base en el esfuerzo creativo, el uso inteligente y acerado de la provocación y el sentido crítico, sabio en el empleo de la ironía, atrevido en su expresividad y vocación innovadora, respetuoso con la herencia recibida, y fiel a la búsqueda de lo bello y lo verdadero en los cauces formales que no son propios como participantes de la sensibilidad contemporánea.


- Editorial núm. 5: «Poesía y crisis»

- Editorial núm. 4: «Un signo liberador»

- Editorial núm. 3: «Una trama de palabras»

- Editorial núm. 2: «Laberinto mísitico»

- Editorial núm. 1: «Kilómetro cero»

15/sept/2012 - Entrevista a Manuel Oriol, director editorial de Ediciones Encuentro.

Publicada el 15 Ee septiembre Ee 2012 a las 21:45



Acaba de aparecer esta entrevista que le he hecho a Manuel Oriol, director editorial de Ediciones Encuentro, para la revista Ambos Mundos de la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR).


Como dice en el pie de foto que han publicado en la portada de Ambos Mundos hoy 15 de septiembre de 2012, en ella "El director editorial de la mítica Ediciones Encuentro nos habla de la historia de su editorial y analiza el presente y el futuro del sector del libro".


Para acceder pulsa AQUÍ:

15/ago/2012 - Tuitesía

Publicada el 15 Ee agosto Ee 2012 a las 8:30




Aprovecho el parón estival para inaugurar una nueva sección de esta página: "Tuitesía", un rincón de poesía breve propia y ajena en la que sirviéndome de la limitación de los ciento cuarenta caracteres que nos impone Twitter trataré de ofreceros algunas teselas de poesía mínima.

 

Ya sean títulos memorables de libros, versos que siempre me han acompañado, versos propios (sobre todo), etc., me ceñiré a este formato con la esperanza de que la tiranía digital a la que me someto me permita llegar a lectores no habituales de la poesía, utilizando la rápida difusión y la posibilidad de interactuar que nos proporcionan las redes sociales. Por lo demás, si el empleo del lenguaje sintético y recodificado, paradójicamente primitivo, a pesar de nuestro vivir movedizo y adelantado —o tal vez por ello— caracteriza a nuestra época, plegarme a sus imposiciones me permite escenificar un gesto tan troyano como suicida, seguramente animado por una cierta vocación subversiva. Pero —por solo citar un ejemplo— ¿acaso el hermetismo italiano no surgió como una reacción y una manera de burlar la censura fascista? Por lo demás, para bien o para mal, uno es hijo de su tiempo, y la fuerza de la palabra poética parte, en buena medida, de la capacidad para tener en cuenta al interlocutor al que se dirige.

 

He titulado el Twitter El vuelo de la celebración por la pasión que siempre me ha movido por la obra del poeta zamorano Claudio Rodríguez, autor del poemario homónimo publicado en  la madrileña editorial Visor en 1976. También por la evidente relación de la imagen de Twitter con la idea del vuelo; así como por el valor significativo de la poesía de Claudio Rodríguez, audaz, como pocas, entre la de los autores del medio siglo XX español.

 

La imagen que elijo para mi perfil de Twitter es la de la película Birdy (1984), dirigida por Alan Parker y protagonizada por Nicolas Cage y Matthew Modine. Una excepcional historia de amistad y búsqueda de la identidad (iniciática, que dirían —o diríamos— los cursis) de dos jóvenes que se enfrentan a la crudeza de una juventud marcada por la falta de oportunidades y horizontes vitales determinada en gran medida por su historia familiar, sus circunstancias sociales y, posteriormente, su condición de excombatientes. Una delicia de filme, con una maravillosa música de Peter Gabriel, que el tiempo se está encargando de reivindicar. Por descontado, el perfil tragicómico de la escena me permite distanciarme de los excesos poéticos para acentuar así la fuerza de sus mensajes.


Podéis acceder al Twitter pulsando AQUÍ.